Cómo hacer degradados con rotulador

Desde siempre una pregunta frecuente sobre rotuladores es: ¿Cómo hago degradados con rotulador? Es una técnica que sin duda embellece nuestras letras, palabras y frases, y hace que nuestros letterings tengan más interés y se vean más bonitos.

Pero vamos por partes, ¿a qué le llamamos degradado en lettering? ➡️ Es una técnica que consiste hacer una transición cromática suave entre dos colores, combinándolos de manera que la intensidad de uno vaya perdiendo a medida que la del otro color la va ganando.

Esta fusión de colores se puede realizar de muchas maneras, dependiendo del tipo de rotulador que tengamos y la superficies donde queramos dibujar nuestras letras. Empecemos.

1- Degradado con mezclador: el blender

La primera opción requiere de un rotulador extra: el blender, también llamado rotulador de mezcla. El blender es básicamente un mezclador incoloro, tiene muchos usos, aunque los esenciales son combinar o mezclar dos colores , y por otro lado desteñir un color hasta desvanecerlo a blanco (es decir al color del papel).

La mayoría de marcas de Rotuladores tienen su blender, por ejemplo los Ecoline Brushmarker, Tombow Dual Brush, Winsor & Newton o los Brushmarker PRO de Karin.

Vamos con el primer uso: combinar dos colores. Esta técnica es muy sencilla, en papel tipo acuarela pintamos una letra de un color claro, luego pintamos con color oscuro parte de esa letra. Con el blender procedemos a difuminar la línea que separa los dos colores hasta crear una transición lo más suave y natural posible. Mira el ejemplo de abajo.

El segundo uso que le podemos dar al blender es desvanecer un color hasta hacerlo desaparecer. Fíjate cómo en esta letra m hemos conseguido un efecto como de volumen al aclarar el interior con el rotulador de mezcla.

2- Degradado con rotulador entre colores

Otra manera súper sencilla de hacer degradado es mezclando colores con nuestros rotuladores. Lo fundamental con esta técnica es usar primero un color claro y encima pisar con el color oscuro. Inmediatamente después con el color claro difuminamos la línea que separa los dos colores hasta conseguir combinar los colores de manera natural. Mira el siguiente ejemplo.

¿Y qué pasaría si usamos un color oscuro y luego pintamos con un color claro? Pues que podemos conseguir iluminar y aclarar colores para hacerlos más interesantes creando efectos increíbles que variarán dependiendo de la combinación de tonos que elijamos. Mira el siguiente ejemplo con azul de fondo y jugando con el amarillo por encima.

3- Degradado con rotulador: palabras

Existen dos formas muy divertidas para conseguir degradados naturales al escribir nuestras palabras sin tener que detenernos a dibujar letras sino más bien al hacer caligrafía moderna.

La primera técnica consiste en pintar la punta de pincel de nuestro rotulador con otro color. Para que la técnica funcione, tenemos que pintar la punta del rotulador del color más claro con el rotulador de color más oscuro hasta teñirla bastante. Luego a medida que vayamos escribiendo el color oscuro se irá gastando hasta que aparezca el color original del rotulador que estamos usando. Mira en el siguiente ejemplo cómo la combinación del color amarillo crema con el azul generan un verde que se va gastando a medida que lo usamos hasta aparecer el amarillo nuevamente.

Otra manera de teñir la punta de un rotulador es colocar el rotulador más claro con la punta hacia arriba y apoyarle la punta del rotulador más oscuro, después de 30 a 60 segundos, la tinta del rotulador oscuro de arriba se habrá traspasado al rotulador de abajo manchándolo. Una vez usado gastado el color se puede repetir el proceso. En el siguiente ejemplo puedes ver cómo se va gastando el color de teñido hasta aparecer el color original del rotulador.

La segunda forma para conseguir degradados en nuestras palabras consiste en usar una base de mezcla o paleta desechable para apoyar nuestros colores y hacer las mezclas que creamos convenientes. Simplemente pintamos un color con nuestro rotulador en la paleta desechable ( puede ser cómo las que compramos en tiendas de arte o sencillamente un plato de cerámica) y luego con el otro rotulador manchamos la punta en la medida que consideremos. En este sentido, puedes probar qué cantidad de tinta quieres “manchar” para conseguir diferentes resultados, es algo muy divertido de hacer con resultados que te pueden sorprender.

Se recomienda usar rotuladores con tinta bien líquida para que las mezclas sean más efectivas. Mira este ejemplo, observa cómo hemos recargado de tinta azul el rotulador claro en la letra r minúscula y lo bonito que ha quedado.

Por lo general, con el mismo uso el rotulador manchado se limpiará solo. En caso que quede un poco del color del otro rotulador, simplemente con un papel limpias la punta hasta dejarla del color original. Cada marca de rotulador, en sus características, indica si se pueden hacer este tipo de mezclas, recuerda leer las indicaciones de cada uno.

¿Qué te han parecido estas técnicas para conseguir degradados en tus letterings? Espero que te animes y cualquier duda puedes escribirnos en comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.